¿Cómo afecta económicamente a los equipos la aparición de un joven jugador de cantera?

¿Cómo afecta económicamente a los equipos la aparición de un joven jugador de cantera?

Harry Kane / Agencias

La irrupción de un nuevo talento futbolistico en el mundo del fútbol es una sorpresa a veces agradable y en otras tantas, termina siendo algo frustrante. Cuando un joven futbolista comienza a despuntar en un gran equipo a los pocos partidos de debutar, se convierte en una olla a presión a punto de estallar. Se comienza a crear un foco mediático en torno a su figura que pueden terminar perjudicando más al futbolista que beneficiando al mismo.

Sin embargo, económicamente, puede suponer en muchos casos un alivio para los equipos que ven como sus grandes jugadores abandonan su disciplina verano tras verano. Equipos como pueden ser el Valencia o en Inglaterra, el Tottenham, ven como la irrupción de jugadores como Harry Kane o José Luis Gayà suponen la llegada de grandes sumas de dinero en concepto de explotación de la imagen del jugador y en ocasiones, de capital procedente de empresas. Los aficionados ven como uno de los “suyos” -canteranos del club- comienzan a despuntar en el primer equipo ganándose una más que merecida reputación internacional, hecho este que termina animando a todos los hinchas.

El caso de Harry Kane es un claro ejemplo, o mejor dicho, uno de los mayores casos que mejor ejemplifican este hecho. El #Hurrikane como muchos lo titulan en Twitter, ha aumentado las ventas del club en un 15% en cuanto a venta de camisetas del club, la mayoría con su nombre. El debut con la selección inglesa de fútbol, el cual se ha producido con gol, prevé un gran incremento en el número de camisetas con el nombre del ariete de los Spurs. Una bomba mediática que se presume puede dejar cerca de 40 millones de euros en los Spurs en caso de salir este verano.

El caso de José Luis Gayà no es tan destacable como el de Kane, pero tampoco se queda atrás. Gayà se ha convertido en un jugador muy importante en los esquemas de Nuno Espirito y esto se ha reflejado en el buen hacer del equipo valencianista. Muchos aficionados ven en Gayà a uno de los jugadores con mejor futuro del club y por ello, han comenzado a hacerse con las camisetas del lateral izquierdo. Tan sólo está por detrás de Negredo, Alcacer y André Gomes en cuanto a venta de camisetas se refiere. Su juventud y el gran gasto de Lim en fichajes ha producido que su nombre no haya explotado a su máximo potencial, pero casos como el de Villa, Mata o Silva invitan al optimismo.

Sin embargo, la explotación de dichos jóvenes talentos también influyen en la entrada de capital exterior en el club que deja buenas e importantes sumas de dinero en las arcas de los clubes. Equipos interesados en dichos jugadores dispuestos a poner altas cifras encima de la mesa, sponsors, peleas entre las marcas deportivas por patrocinar a dichos jugadores o mayor asistencia a los estadios, entre otros muchos factores. Tan solo tenemos que remitirnos a casos como los de Leo Messi o en su momento, Robinho, quienes lanzaron potencialmente los ingresos de sus clubes con su explotación tras ser practicamente “desconocidos”. Estos dos ejemplos muestran a la perfección como un jugador que prometía puede convertirse en un fuera de serie y como en otros casos, la popularidad, la fama y el dinero terminan siendo el final de la carrera de un jugador (aunque no tenemos que olvidar que en el caso de Robinho, el Real Madrid ingresó 40 millones por él). Si se saben tratar, estos jugadores son tanto joyas deportivas, como económicas.

Leer entrada anterior
La Premier League repartirá 1.000 millones de libras entre categorías inferiores y fútbol base

Los clubes de la Premier League han acordado en una reunión conjunta el reparto de 1.000 millones de libras entre...

Cerrar