El Molinón nuevo proyecto en Gijón

El Real Sporting de Gijón ha marcado un antes y un después en la historia del estadio El Molinón – Enrique Castro ‘Quini’, presentando un proyecto revolucionario que no solo redefine el concepto de modernidad en infraestructuras deportivas, sino que también fortalece la identidad y la pasión del equipo rojiblanco. Este ambicioso plan, liderado por figuras clave como Alejandro Irarragorri y el arquitecto Fernando Sordo, promete convertir el icónico estadio en un faro de innovación y accesibilidad.

Un diseño que desafía al clima asturiano con su techo rojo y ovalado

La característica más distintiva del nuevo diseño es su techo rojo y ovalado. Esta innovación arquitectónica no solo simboliza la ardiente pasión de los seguidores del Sporting sino que también brinda una solución práctica a los retos climáticos de la región, asegurando que los aficionados permanezcan secos incluso en los días más lluviosos. La funcionalidad se une a la estética en un gesto que habla tanto del respeto por la tradición como de la mirada hacia el futuro.

Diversidad y accesibilidad: pilares de la nueva era de el Molinón

El proyecto no solo se centra en la belleza exterior o en la comodidad durante los partidos; va más allá, con un compromiso palpable hacia la accesibilidad y la inclusión. Las rampas diseñadas para facilitar el acceso a las gradas son una declaración de principios, subrayando la importancia de que todos los aficionados, sin excepción, puedan disfrutar del fútbol en igualdad de condiciones. La diversidad de espacios, desde zonas de hostelería hasta áreas culturales itinerantes, promete convertir el estadio en un punto de encuentro vital para la comunidad, no solo en días de partido sino en cualquier momento.

Un futuro brillante respaldado por la historia y la pasión

Además, la decisión de embarcarse en este proyecto no fue tomada a la ligera. Alejandro Irarragorri reflexiona sobre el camino recorrido desde junio de 2022, destacando la valentía de apostar por convertir a Asturias en un punto de referencia mundialista, a pesar de los retos y la competencia global. Este esfuerzo por mantenerse no solo como espectadores sino como protagonistas en la historia del fútbol mundial es un testimonio de la visión y el compromiso del club y sus líderes.

Un diseño pensado para el aficionado y la comunidad

Por su parte, la estructura de graderío dividida en tres alturas diferentes no es solo una elección estética; refleja una comprensión profunda de las necesidades y deseos de los aficionados. Cada espacio está pensado para ofrecer la mejor experiencia posible, desde la visión del campo hasta la comodidad y los servicios disponibles. Este enfoque centrado en la persona es lo que realmente distingue al nuevo Molinón como un espacio para todos.

El Molinón
Prometiendo innovación y accesibilidad para todos los aficionados.”

Integración y renovación: la nueva cara de el Molinón

Inclusive, la renovación del Molinón no se limita a su estructura física. La integración de zonas comerciales y culturales en la parte alta del estadio es una muestra de cómo el deporte y la cultura pueden ir de la mano, creando un ambiente vibrante que trasciende lo deportivo.

Un compromiso con el futuro y la tradición

Además, el aumento de capacidad hasta los 40.000 asientos netos, con un total de 43.000 espectadores, no es solo un número; es una declaración de ambiciones futuras, preparando el estadio para albergar eventos de talla mundial. Sin duda, la transformación de El Molinón en un emblema rojiblanco va más allá de lo físico. Es un reflejo de la pasión, la historia y los valores del Real Sporting de Gijón y su comunidad. Este proyecto no solo habla de renovación arquitectónica sino de un renacer del espíritu sportinguista, marcando el inicio de una nueva era llena de esperanza, inclusión y éxito.

parque temático Real Madrid