Suiza vincula a Laporta con organización criminal de su ‘amiga uzbeka

En el ámbito de las finanzas y el poder, las historias suelen ser tan complejas como sorprendentes. Un ejemplo claro es el reciente escándalo que implica a Joan Laporta y su conexión con uzbeka. Este caso involucra a Gulnara Karimova, hija del difunto dictador uzbeko Islam Karimov, y su relación con Joan Laporta, el ex presidente del FC Barcelona. La justicia suiza ha formulado acusaciones formales contra Karimova, señalándola como líder de una vasta organización criminal internacional, responsable de saqueos de grandes sumas de dinero y de sobornos a escala mundial.

Laporta y su relación con el poder en uzbekistán

La relación de Laporta con Karimova y Uzbekistán se remonta a hace más de una década. Su despacho de abogados facturó unos 10 millones de euros por asesorar a la mayor empresa uzbeka, Zeromax, controlada por Karimova. Este conglomerado es descrito por la Fiscalía suiza como “la oficina” para actividades delictivas, incluyendo violencia e intimidación. Además, se vincula a Laporta con acuerdos deportivos y comerciales, poniendo en tela de juicio la ética detrás de estas alianzas.

La oscura realidad de zeromax y su caída

Además, Zeromax, bajo la dirección de Karimova, no era solo una empresa, sino una fachada para operaciones criminales. Aparentaba ser un ente de negocios legítimos pero, según las investigaciones, se utilizaba para actividades ilícitas. La caída de Zeromax en 2010, la mayor quiebra empresarial de Uzbekistán, dejó al descubierto la corrupción y el saqueo a gran escala en el que estaba involucrada.

Los nexos entre el fútbol, la política y el crimen

Y desafortunadamente el fútbol fue un vehículo para fortalecer estas relaciones turbias. El FC Barcelona, bajo la presidencia de Laporta, firmó un acuerdo con el equipo Bunyodkor, controlado por Zeromax. Esto incluyó partidos amistosos y visitas de figuras como Messi, Iniesta y Puyol a Uzbekistán, en un contexto donde la violencia y represión del régimen eran notorias.

La caída de una princesa y sus consecuencias internacionales

La muerte de Islam Karimov en 2016 marcó un cambio de rumbo para Karimova. Perdió protección e influencia y fue condenada en Uzbekistán por malversación de fondos en 2017. Su inmunidad diplomática, que le otorgaba cierta protección en Suiza, ya no fue suficiente para evitar ser investigada.

Laporta uzbeka
Suiza acusa a Gulnara Karimova, la denominada ‘amiga uzbeka’

Implicaciones éticas y legales

Sin duda, este caso resalta la complejidad de las relaciones entre el deporte, la política y la finanza. A medida que la justicia suiza avanza en su investigación, se revelan no solo las acciones cuestionables de figuras públicas como Laporta y Karimova, sino también las implicaciones éticas y legales de sus actividades en el mundo del fútbol y más allá.

Impacto del escándalo Laporta en el FC Barcelona

Además, la vinculación del FC Barcelona con el escándalo que involucra a Joan Laporta y su conexión con su ‘amiga uzbeka, podría acarrear consecuencias significativas para el club. Una de las más evidentes es el impacto en la reputación del equipo. El FC Barcelona, conocido mundialmente por sus valores y su excelencia deportiva, podría sufrir un daño reputacional considerable si se confirma su asociación, aunque sea indirecta, con actividades ilícitas o figuras controvertidas.

Repercusiones globales del caso Suizo en el deporte

En definitiva, las investigaciones en Suiza continúan, y el impacto de sus resultados podría extenderse más allá de las fronteras de Uzbekistán. Este caso es un recordatorio de que el poder y la corrupción a menudo van de la mano, y que es crucial mantener una vigilancia constante para preservar la transparencia y la justicia en todos los sectores, incluido el deporte.

aparcamientos del Bernabéu