El Gobierno Sánchez aprieta las turcas para que no aparezca otro Rubiales en el fútbol

El paisaje deportivo en España está a punto de enfrentar una transformación significativa. Víctor Francos, presidente del Consejo Superior del Deporte, ha anunciado una serie de cambios en la ley del deporte, que buscan una mayor supervisión pública de entidades como la RFEF. El propósito es claro: establecer límites y controles que eviten futuros incidentes, pero sin pisotear la autonomía de estas organizaciones.

El Impulso detrás del Cambio

El reciente escándalo protagonizado por Luis Rubiales, quien renunció a su cargo tras un acto inapropiado, ha catalizado esta necesidad de reforma. Francos subrayó que, aunque la dimisión de Rubiales ha sido un paso en la dirección correcta, es crucial asegurar que incidentes de esta naturaleza no se repitan.

Respeto a la Autonomía, Pero con Control

Pese a la insistencia en la revisión de la ley, Francos ha sido enfático en que se respetará la autonomía de estas entidades. Sin embargo, el control público sobre ellas se fortalecerá para garantizar su adecuado funcionamiento y transparencia.

Cambio Estructural y Elecciones a la Vista

Con Pedro Rocha asumiendo como presidente interino, Francos urge por cambios estructurales y elecciones prontas en la RFEF. Pero también aclara: “No vamos a intervenir en la autonomía de la Federación”.

Una Nueva Ley del Deporte para el Futuro

Este escándalo ha dejado en evidencia la necesidad de evolucionar la ley del deporte. Francos sugiere que se deben estudiar nuevas formas de realizar las elecciones en las Federaciones. La meta es asegurar que todos los miembros tomen plena consciencia de la importancia y responsabilidad de sus roles.

Reflexiones Finales y el Papel del TAD

Ante el alud de preguntas sobre el cambio de parecer de Rubiales, Francos insinúa que múltiples factores y circunstancias lo influenciaron. Y, al comentar sobre el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD), Francos encuentra “sorprendente” la leve calificación de los actos de Rubiales por parte del tribunal. “Es curioso que Rubiales haya sido más severo consigo mismo que el propio TAD”, concluye.

En resumen, este anuncio marca un posible antes y después en la gestión deportiva en España. Los cambios propuestos buscan equilibrar la autonomía de las federaciones con el necesario control público, siempre con el objetivo de salvaguardar la integridad y el buen funcionamiento del deporte en el país.

Chelsea