Federación gallega de fútbol comprada por Rubiales

El tejido del deporte en España es complejo, con nexos y alianzas que, en ocasiones, despiertan suspicacias. Un claro ejemplo de ello es la relación entre Luis Rubiales, actual presidente de la RFEF, y Rafael Louzán, cabeza visible de la Federación Gallega de Fútbol.

¿Solidaridad deportiva o lazos financieros?

La reciente defensa de Louzán hacia Rubiales ha causado revuelo en el mundo del fútbol. La cita sobre los “errores que se cometen en la vida” parece más un intento de justificar acciones que una verdadera defensa a ultranza del colega federativo. Y, detrás de todo esto, surge una pregunta: ¿Existe algún interés económico en medio de este respaldo?

Se ha mencionado una cifra, no menor, de 5 millones de Euros, que Rubiales habría entregado a Louzán para sanear ciertos “pufillos” de la Federación Gallega. Si bien es cierto que toda federación requiere de inversiones, es lógico que esta transacción despierte interrogantes.

El pasado siempre llama a la puerta

No podemos hablar de la Federación Gallega de Fútbol sin mencionar el historial de su presidente. Rafael Louzán, con antecedentes ligados a la diputación de Pontevedra, fue condenado por prevaricación e inhabilitación. Este hecho, por sí solo, ya genera dudas sobre su aptitud para liderar una federación deportiva.

El episodio relacionado con el sobrecoste en las obras de un campo de fútbol añade más misterio a la historia. Que Louzán, vinculado al PP, haya eludido una pena de prisión por fraude, agrega un nuevo capítulo a una trayectoria marcada por la controversia.

La sombra de la duda

Con estos antecedentes, no sorprende que la relación entre Rubiales y Louzán esté bajo el microscopio. Ambos líderes federativos deberían entender que ocupar cargos públicos implica una responsabilidad y un compromiso de transparencia con la sociedad y los aficionados.

El fútbol, más que un deporte, es un reflejo de la sociedad, y sus líderes deberían ejemplificar valores de integridad y honestidad. Las relaciones entre federaciones, que deberían basarse en el beneficio mutuo y el desarrollo deportivo, no pueden verse oscurecidas por supuestos lazos económicos o favores entre dirigentes.

Hacia una mayor transparencia

La situación exige claridad. Ambas federaciones, la Española y la Gallega, deben garantizar a los aficionados y al mundo del fútbol en general, una gestión transparente, lejos de sospechas y escándalos.

Es hora de que el fútbol español se limpie de polémicas y se enfoque en lo que realmente importa: el desarrollo del deporte y el bienestar de sus protagonistas, tanto dentro como fuera del campo.

Conclusión: El balón en el tejado de las federaciones

La relación entre Rubiales y Louzán plantea dudas que deben ser aclaradas. El fútbol no merece vivir bajo sombras de sospecha. Es el momento de que los líderes federativos den un paso al frente y demuestren con acciones, no solo con palabras, su compromiso con el deporte y la sociedad. La afición espera respuestas claras y contundentes.

así como del Andorra CF