La Superliga demanda a la UEFA por €3.500 millones

En un giro que sacude los cimientos del fútbol europeo, la Superliga ha presentado una demanda histórica contra la UEFA, reclamando una compensación de 3.500 millones de euros. Esta cifra astronómica no solo habla del nivel de enfrentamiento entre ambas entidades sino que también pone de manifiesto las profundas fisuras en el sistema actual del fútbol continental.

El núcleo del conflicto: restricciones de Ceferin y el impacto económico en la superliga

La esencia del conflicto radica en las restricciones impuestas por Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA. Estas limitaciones han retrasado el lanzamiento de la Superliga, provocando, según sus dirigentes, pérdidas financieras significativas y un lucro cesante imposible de ignorar. La batalla legal que se avecina no solo es por dinero; es un desafío directo al status quo del fútbol europeo.

Impacto financiero del retraso

El contexto financiero es crucial para entender la magnitud de la disputa. La Superliga asegura que el retraso ha inflado los costos de financiación inicialmente acordados con JP Morgan, pasando de un interés del 2,8% a un inalcanzable 6,3%. Esta escalada de costos representa una pérdida directa de mil millones de euros, un golpe duro para cualquier organización.

Pérdidas en derechos de tv y patrocinios

Además, la Superliga argumenta que la postergación ha mermado potencialmente sus ingresos por derechos de televisión. Estiman una reducción de entre el 30% y el 90% en ganancias, dependiendo de la calidad de los partidos ofrecidos. Esta disminución en los ingresos por derechos de transmisión, junto con las pérdidas en patrocinios y ventas de entradas, compone el grueso de la demanda.

Acusaciones de monopolio

La situación se complica aún más con las acusaciones de prácticas abusivas por parte de la UEFA. A pesar de una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que acusaba a la organización de Ceferin de abuso de posición dominante, la Superliga sostiene que la UEFA continúa operando de manera monopolística.

Superliga demanda UEFA
La esencia del conflicto radica en las restricciones impuestas por Aleksander Ceferin

Ceferin en medio de una controversia

Por su parte, Ceferin, a su vez, se encuentra en medio de una controversia por la propuesta de eliminar la limitación de mandatos, permitiéndole potencialmente perpetuarse en el poder. Esta maniobra ha desencadenado renuncias y protestas dentro del organismo, revelando fisuras internas y aumentando la tensión con la Superliga.

Más que un conflicto financiero

La disputa entre la Superliga y la UEFA no es solo un conflicto financiero; es un choque de visiones sobre el futuro del fútbol europeo. La demanda de la Superliga es un mensaje claro, buscan no solo compensación económica sino también un cambio en las estructuras de poder dentro del fútbol continental.

Sin duda, en esta compleja batalla legal y financiera, el resultado podría redefinir las reglas del juego en el fútbol europeo. La demanda de la Superliga contra la UEFA, plantea interrogantes fundamentales sobre el control, la gestión y la distribución de recursos en el deporte más popular del mundo. El fútbol está en una encrucijada, y este enfrentamiento legal es solo el comienzo de un debate más amplio sobre su futuro.

Theo Hernández Serie A