Tiempos muertos como oportunidad de negocio

13669710581

En el verano de 2013 se disputó la Copa Confederaciones en Brasil. Tras el torneo muchas fueron las quejas de técnicos y jugadores por las condiciones climatológicas en las que jugaban. Brasil se encuentra en el Trópico de Capricornio, por lo que su clima se caracteriza, entre otras cosas, por existir un gran porcentaje de humedad, acompañado de altas temperaturas. Estas condiciones dificultan la práctica deportiva, y más, competiciones de primer nivel, ya que se corren riesgos de sufrir lipotimias, agotamientos…

Por esto, el seleccionador italiano Cesare Prandelli propuso ante la FIFA la posibilidad de que existiese en cada parte la posibilidad de solicitar un tiempo muerto para que los jugadores pudiesen hidratarse y así no correr riesgos innecesarios. La propuesta ha sido aceptada y será una de las novedades del próximo mundial. Lo que no se ha conseguido cambiar han sido los horarios de los partidos, muchos de ellos a las 13.00 horas, donde el calor es máximo. Intuyo que esto no se habrá cambiado debido a motivos comerciales (patrocinios, derechos televisivos y un largo etcétera que prevalece por encima de las personas).

Las condiciones para aceptar los tiempos muertos son las siguientes:

  1. La temperatura debe superar los 32º C.
  2. Los tiempos muertos se realizarían después de superar el minuto 30 de cada una de las mitades del partido.
  3. Será obligatorio que haya un desfibrilador en todos los estadios donde se jueguen los partidos.
  4. Los tiempos muertos serán opcionales y serán decididos entre el árbitro, el médico de campo y el coordinador de la FIFA, según indicaba el secretario general de la FIFA, Jerome Valcke.
  5. Cada tiempo muerto tendrá una duración de dos minutos.

Con esta medida lo que hace la FIFA es legislar algo que el propio fútbol ya se había encargado de establecer. Quién no se ha percatado que, en ocasiones, cuando un partido sufre alguna interrupción, los jugadores “visitan” el banquillo para disponer de un respiro a la par que se hidratan.

Una vez expuesta esta novedad, vamos a hacer un pequeño ejercicio de imaginación. Para ello, nos ponemos en situación a través de un ejemplo muy claro. Cuando en Baloncesto (ACB, NBA o Euroliga) hay tiempos muertos, las cadenas de televisión qué hacen, dan paso a publicidad, durante unos 100 segundos aproximadamente. Pues bien, ahora en un partido de fútbol puede ocurrir lo mismo. De repente se ha generado (casi de la nada) una emplazamiento publicitario de dos minutos (120 segundos) de ámbito mundial. Son unos segundos vitales donde empresas como Nike, Adidas, Heineken, Powerade, Aquarius, Ford, Chevrolet, Coca-Cola, Pepsi… podrían ocupar ese espacio y mostrarse al mundo. Os he puesto esas empresas, considerando que son las que más vinculación tienen con el mundo del fútbol.

¿Cuánto podría costar un anuncio justo en una franja televisiva con una gran audiencia y un alto porcentaje de share?

El cuadro que os muestro a continuación lo compartido de la web de defensacentral.com y en el que nos tenemos que fijar exclusivamente en las columnas de las cadenas de Mediaset (Cuatro y Telecinco).

Sociedad_tabla_precios_anuncios

¿Cómo podemos localizar este tipo de oportunidades?

Esto podemos hacerlo a través del análisis del entorno. Normalmente se trabajan dos tipos de análisis del entorno: el general y el específico; y dentro de este último: el interno y el externo. Para ello existe un instrumento de análisis denominado “Análisis DAFO”, en el que se trabaja con las siguientes variables:

  1. Debilidades.
  2. Amenazas.
  3. Fortalezas.
  4. Oportunidades.

El análisis DAFO es un método para analizar los puntos fuertes y débiles de la empresa, así como las amenazas y oportunidades que presenta el entorno, con objeto de conocer sus ventajas competitivas y la estrategia más conveniente en función de sus características propias y las del mercado en que se mueve.

El primer paso es detectar las amenazas y oportunidades que proceden del entorno, tanto general como específico (para este se utiliza el estudio de las fuerzas competitivas de Porter). Las amenazas son cambios en el entorno que de no afrontarse pueden situar a la empresa en una situación competitiva de desventaja. Las oportunidades son cambios en el entorno que, de aprovecharse, pueden mejorar la situación competitiva de la empresa, como es nuestro caso de los tiempos muertos durante los partidos del Mundial de Brasil.

Permite fijar las fortalezas y debilidades de la organización. Los puntos débiles de una empresa con los aspectos internos que suponen una desventaja comparativa frente a sus competidores. Los puntos fuertes son aquellos aspectos positivos internos de la empresa que suponen una ventaja comparativa frente a aquellos.

Para ello la empresa debe analizar la cantidad y calidad de los recursos disponibles (capital, recursos humanos, instalaciones y equipos, calidad del producto, organización, imagen de marca) y compararlos con los de otras empresas del sector para ver la situación de fortaleza o debilidad.

Por tanto, el análisis DAFO permite la reflexión sobre cómo disminuir las debilidades y cómo aprovechar las fortalezas, cómo explotar cada oportunidad y evitar las amenazas. Conviene advertir que los cambios en el entorno se pueden ver como amenazas u oportunidades según la predisposición de la empresa ante esos cambios.

Leer entrada anterior
1. Malcom (18 años, BRA) – €6.5 millones

1. Malcom (18 años, Brasil/Corinthians) - €6.5 millones

Cerrar