El fútbol español sigue en claro desequilibrio

lfp

El fútbol español ha experimentado situaciones interesantes dentro de un sistema económico-financiero; la liga española presume de ser de las mejores en el mundo gracias al nivel de espectáculo que mantiene y por supuesto por contar con los dos principales exponentes de dicho deporte ayudando así a un completo nivel de expansión de los clubes que, bajo el proyecto de Tebas, han ayudado a una consolidación de la marca.

Pese a esto podemos facilmente observar que son pocos los momentos en los que la verdad dentro de todos esos asuntos es relevante. La contratación de deuda puede ayudar a una buena inversión y por supuesto desarrollar un crecimiento exponencial de los clubes, pues alcanzan posiciones económicas solventes pero con el simple error de no saber controlar los gastos. De forma más lógica el surgimiento del Fair Play Financiero ayudó a regular ese sentido pero con un interessnte esquema de dejar a un lado la deuda a largo plazo y así no ver perjudicados a la mayoría de los clubes, tema por el cual el Manchester City y PSG han reclamado; por otro lado la LPF ha establecido reglas y apoyo para hacer menos esa brecha de endeudamiento y que los equipos españoles no estén en riesgo de desaparecer.

Con la crisis financiera desatada en 2008, España sufrió una importante baja en su nivel económico que incrementó el desempleo, un desempleo que no afectó del todo al fútbol pues existían factores externos que ayudaban a solventar a los clubes y por supuesto donde la mayoría de las soluciones era la contratación de la deuda. Los pagos de la misma se realizaban con más deuda, ocasionando así que los clubes “pequeños” se vieran envueltos en un circulo vicioso de deuda eterna. Al día de hoy, las propias regulaciones han permitido establecer límites de deuda y por supuesto facilitar los pagos, lo interesante es ver que ahora lo que no se paga no es deuda sino salarios y otros recursos de los clubes.

Hemos visto que en diciembre de 2014 los reclamos por impagos a salarios han aumentado el doble en sólo un año, generando una deuda total aproximada de 7.003.019 euros. Esto implica, que los equipos se vean afectados administrativamente pues, como se ha explicado en FutbolFinanzas, se les ha estado impidiendo entar al mercado de fichajes como compradores, la venta es la única opción válida pues facilitaría la disminución de los impagos pero por otro lado pone en riesgo la situación deportiva de los clubes.

Claramente dentro de este problema no encontramos al Barcelona y Real Madrid pero eso no significa que esten a salvo pues al ser los equipos más grandes sus límites son más amplios y su capacidad de endeudamiento es mayor por lo que implica mayor confianza. La situación siempre afectará a los equipos más abajo que ven limitados sus ingresos y donde cada año pelean por encontrar estabilidad deportiva que facilite negociar con patrocinadores.

El futuro del fútbol español tiende a ser más estricto en competitividad, estableciéndose más dentro del concepto del espectáculo y negocio que dentro de formato simple del juego. Con esto sigue vigente el desequilibrio en el fútbol español, los clubes no sólo se juegan el descenso deportivo sino el administrativo que pone en alerta roja a una liga que sigue queriendo estar dentro de lo mejor aunque eso implique poner en peligro su propio sistema.

Las quejas siguen surgiendo, la AFE sigue siendo el mediador y la deuda sigue incrementándose. Para marzo podremos saber algunas declaraciones de la UEFA con el esquema del Fair Play Financiero, pero que el final de temporada marcará el futuro de algunos equipos como el Zaragoza y Racing de Santander.

Por @Edu_Aveiro
Leer entrada anterior
La “Guerra de las Galaxias” llega al fútbol con unas camisetas supergalácticas

Una diseñadora española, Nerea Palacios, ha elaborado a través de un diseño más que original una equipación deportiva que hará aún más...

Cerrar