Juventus de Turín: ¿Gadafista desde los años 70 hasta 2012?

1299146087_extras_ladillos_1_0

Entre 2002 y 2012 la familia Gadafi, a través de su vehículo de inversión Libyan Investment Authority (encargada de invertir los excedentes del petróleo), fue la segunda accionista de la Juventus con un 7,5% del capital.

La caída del dictador libio a finales de 2011 propició que pocos meses después (en marzo de 2012) la Policía Fiscal Italiana confiscara bienes, cuentas corrientes y acciones por valor de 1100 millones de euros que Gadafi y su entorno poseían en suelo italiano y entre los que se encontraban una participación significativa del 7,5% en la Juventus de Turín.

El hijo de Gadafi tenía reuniones periódicas con los dueños de la Juventus (la familia Agnelli) y con altos cargos del Club transalpino. En su día anunció el interés que tenía en aumentar su participación hasta el 20%.

De entre los bienes que confiscaron también se encontraba una participación del 1,25% en el banco italiano UniCredit, uno de los sponsors de la UEFA, así como otras participaciones en multinacionales italianas, de entre las que destaca un 2% en la empresa de automóviles FIAT, propiedad de la familia Agnelli y al mismo tiempo máximo accionista de la Juventus desde los años 20.

En 1977 los Gadafi entraron en el capital y en el consejo de administración de FIAT tras convertirse en los segundos accionistas de la empresa con una participación del 15% gracias a una ampliación de capital en la que le inyectaron unos 300 millones de dólares.
Además de propietarios eran también acreedores del fabricante de automóviles ya que les concedieron un préstamo de unos 100 millones de dólares.

En los setenta la FIAT atravesaba una grave crisis económica y la entrada de Gadafi en el capital fue clave para su recuperación económica y volver a tener el liderazgo industrial italiano.

Por motivos políticos (conflicto de Libia con Estados Unidos en los ochenta) la participación gadafista en FIAT se liquidó en 1986 pero en 2002, con la multinacional viviendo de nuevo una situación crítica, el vehículo de inversión del ex dictador libio volvió a entrar en el capital adquiriendo un 2% del mismo.

@En_co_gu

Leer entrada anterior
Naming rights de los estadios de fútbol: alemanes e ingleses a la vanguardia

Otra fuente de ingresos del marketing deportivo son los naming rights (derechos de nombre) de los estadios. Es una interesante alianza...

Cerrar