El PSG pasa de rositas otra vez el fair play financiero

Aumentan los problemas para el equipos millonario de Neymar debido a la aparición de irregularidades en sus cuentas que deben de resolver con la mayor rapidez posible si no quieren mayores problemas

El fútbol moderno se ha visto inundado de desequilibrios económicos en las últimas décadas. La aparición de equipos multimillonarios, gracias al dinero proveniente de países con petróleo, ha alterado el mercado del balón pie de manera radical. Equipos como el PSG, propiedad del fondo soberano de Qatar, han despertado la envidia de los grandes clubes europeos, pero también la vigilancia de la UEFA, que trata de garantizar la estabilidad financiera de los clubes mediante el Fair-Play Financiero.

El PSG ha sido uno de los clubes más castigados por el Fair-Play Financiero en los últimos años. En 2014, la UEFA impuso una multa de 20 millones de euros al conjunto parisino por haber incumplido las normas financieras en la temporada 2012-2013. Dos años después, la sanción se elevó a 60 millones de euros, aunque solo tuvo que pagar 20 millones si no reincidía en las siguientes temporadas. Y, finalmente, el verano pasado, el PSG recibió una multa de 55 millones de euros por haber superado los límites del déficit durante tres ejercicios contables.

El PSG se enfrenta al fair play financiero

Los problemas que se avecinan para el PSG si no corrige los desequilibrios financieros

Sin embargo, las sanciones del pasado no son más que el preámbulo de lo que podría ocurrir en el futuro si el PSG no corrige sus desequilibrios financieros. La UEFA ha endurecido las medidas del Fair-Play Financiero para la próxima temporada, lo que significa que el conjunto parisino deberá ser más cauto a la hora de gastar dinero en fichajes y salarios si no quiere recibir una nueva sanción.

El margen de maniobra del PSG es mínimo, ya que ha acumulado pérdidas de más de 370 millones de euros durante el último ejercicio. Aunque el club cuenta con el respaldo financiero del fondo soberano de Qatar, la UEFA podría castigar al conjunto parisino con la no inscripción de nuevos jugadores en la Champions 2023/2024 y obligarle a reducir el número de jugadores inscritos en la competición.

El PSG fuera de la Champions League en caso de que la irregularidad persista

En el peor de los casos, el PSG podría incluso quedar fuera de la Champions League en dos años si las irregularidades persisten. Es una hipótesis lejana, pero que debe preocupar a los dirigentes del club. El Fair-Play Financiero no es solo una amenaza, sino una realidad que puede acabar con la participación del conjunto parisino en la competición más prestigiosa de Europa.

El PSG deberá, por tanto, reducir su masa salarial, que alcanzó topes históricos en 2022, además de disminuir el déficit que acumuló en el último ejercicio contable. Los dirigentes del club deberán realizar ajustes en el próximo mercado para equilibrar las cuentas y evitar una nueva sanción. El futuro del PSG está en juego, y la prudencia financiera será clave para asegurar la continuidad del club en la élite del fútbol europeo.

Chelsea