LaLiga insiste en que los clubes que descienden no son obligados a desvincularse de la CVC

La llegada de CVC y los clubes en ‘stand by’

El mundo del fútbol vive tiempos inciertos tras el acuerdo entre LaLiga y el fondo de inversión CVC. Clubes como SD Ponferradina, Málaga CF, UD Ibiza y CD Lugo, recién descendidos a la Primera Federación, se enfrentan a preguntas sobre la futura viabilidad económica tras su salida del fútbol profesional. CVC se hizo con el 11% del negocio de LaLiga, repartiendo ingresos entre los clubes, pero con condiciones. 

Con el descenso a Primera Federación en la temporada 2023-2024, estos clubes deben reorganizar su planificación deportiva y económica, planteándose qué sucederá con los préstamos otorgados por CVC. Desde LaLiga se asegura que el descenso no implica una desvinculación de CVC ni la pérdida de derecho a recibir apoyo y asesoramiento en crecimiento. Sin embargo, el capital restante quedará en ‘stand by’ hasta que los clubes recuperen la categoría de fútbol profesional.

Ingresos del Málaga CF por parte del CVC

¿Cómo se asignan los recursos de CVC a los clubes?

Javier Marco, abogado especializado en deporte, explica que la asignación de recursos por parte de CVC se realiza de manera escalonada en un periodo temporal definido por ventanas, y hasta la fecha, los clubes han recibido alrededor del 50% del importe total acordado. Los clubes que descienden no deben devolver el capital ya recibido, pero la entrada del capital restante se detendrá hasta que vuelvan al fútbol profesional.

Por lo tanto, los clubes descendidos a Primera Federación mantendrán en sus arcas el capital ya depositado por CVC, y el importe restante quedará en ‘stand by’ hasta que recuperen la categoría de fútbol profesional. De esta forma se intenta estabilizar la situación actual dentro del ámbito del fútbol, el cual no para de sufrir nuevos sucesos.

El futuro de los clubes descendidos y el papel de CVC

Además, tendrán que demostrar que el importe ya recibido se destina a los proyectos acordados con CVC y LaLiga. Según el pacto, los 2.700 millones de euros repartidos entre los 42 clubes profesionales de España deben invertirse en un 70% en infraestructuras o desarrollo de nuevos negocios, un 15% en mejorar el límite salarial y el 15% restante en refinanciar la deuda contraída a causa de la pandemia del Covid-19.

Tras el descenso, SD Ponferradina puede seguir con su proyecto de modernización de las instalaciones del estadio El Toralín y mejorar la experiencia de los aficionados. La UD Ibiza, que en 2021 invirtió 2,3 millones de euros en las obras de su estadio, puede usar el capital depositado por CVC para continuar con las reformas necesarias en el estadio, acordadas con el Ayuntamiento de la ciudad.

UD Almería